TRUCOS Y CONSEJOS

Cómo hacer un menú degustación

Alguno de los mejores restaurantes que hay en la actualidad ofrecen a sus clientes un menú degustación con el que se pueden hacer a la idea de del concepto de cocina que tiene el negocio. Este menú consta de una selección de platos una muestra que represente al restaurante.

Con este tipo de menús se intenta convencer y seducir al comensal con lo mejor de la cocina, hay que hacer una selección concienzuda de lo que se quiere servir a los clientes, una elección de los mejores platos que represente al restaurante.

Qué se debe de tener en cuenta

Primero tenemos que tener claro cuál es el concepto que queremos transmitirle al clientes, se tienen que pensar todos los detalles, desde la vajilla hasta la bebida, todo tiene que estar calculado para que sea perfecto. El fin es que transmita una idea, algunas de las pautas que podemos seguir son:

  • – No debemos de olvidarnos de que el menú degustación está relacionado con la exclusividad y con poca cantidad, por lo que nos tenemos que centrar en esos parámetros.

  • – No se deben de poner platos simples o comunes, si no aquellos que estén más elaborados.

  • – Los platos que elijamos tienen que decirle al comensal quiénes somos, transmitirle un sentimiento, la idea del restaurante, qué se diferencia de los demás.

  • – Utilizar diferentes técnicas para seducir al cliente y que vea los diferentes platos que se realizan. Al igual que ingredientes y sabores que combinen entre sí, estos deben de ser siempre de primera calidad. No debemos de repetir productos para no aburrir al comensal, debemos de ser originales.

  • – Son varios platos, por lo que deben de tener un sentido entre sí, al igual que las cantidades, no debemos de pasarnos pero tampoco dejar con hambre a los clientes.

  • – Al igual que hay que pensar los platos que se van a servir también debemos de saber el orden en el que se van a sacar, no pueden salir uno frío, uno caliente, deben de tener una coherencia, primero los fríos y después los más calientes. También tenemos que sacar primero los más suaves y después los más contundentes. Otro orden a tener en cuenta es que deben de salir primero los pescados y después las carnes.

  • – Como acabamos de comentar el menú tiene que tener una transición con sentido, no se puede saltar de un plato a otro porque sí. Este es uno de los aspectos más importantes y más difíciles de realizar, porque lleva mucho trabajo detrás de la elección.

  • – En total un menú degustación debe de tener mínimo unos seis platos y como máximo 20.

Cada plato que elijamos para el menú degustación debe de tener un ingrediente o una técnica especial que lo haga diferente de los demás, conquistando así el paladar de los comensales en cada bocado. Este tipo de menús son los mejores para dejar volar la imaginación y ser más creativos a la hora de cocinar, jugar con a la hora de emplatar y de presentar los platos. 

Aunque en todo momento hayamos estado comentando la importancia de los platos no nos podemos olvidar de las bebidas, elemento principal de un menú. Debemos de tener el mismo cuidado, incluso más, que cuando hemos elegido los platos que servir. Si la bebida no es la correcta por muy bien que esté el plato esta la puede llegar a estropear y tiene que hacer todo lo contrario, subirle el nivel al menú.

No dejes de lado esta oportunidad de añadir un menú degustación a tu restaurante y deja volar tu creatividad para deleitar a los paladares de tus comensales con los mejores platos.