Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia en la navegación por la página. Las cookies que se clasifican como necesarias se almacenan en el navegador, ya que son esenciales para el funcionamiento básico del sitio web. También utilizamos cookies de terceros que nos ayudan a analizar y entender el uso que se hace de la página web. Estas cookies se almacenarán en el navegador solo con el consentimiento del usuario. También existe la opción de rechazarlas, pero la exclusión voluntaria de algunas de estas cookies puede afectar a la experiencia de navegación.

TIPO
FINALIDAD
CADUCIDAD
OPT OUT
Configuración de cookies
TÉCNICAS

Se trata de cookies de uso interno para el funcionamiento de la web. Estas cookies permiten que nuestros sitios web recuerden información que cambia el aspecto o el comportamiento del sitio web como, por ejemplo, el idioma que prefieres o la región en la que te encuentras. Por ejemplo, al recordar tu región, un sitio web puede proporcionarte noticias sobre el tráfico o boletines meteorológicos locales. Estas cookies también te permiten cambiar el tamaño del texto, la fuente y otras partes de las páginas web que puedes personalizar.

NO APLICA
ANALÍTICAS

Son un tipo de cookies que sirven para recabar estadísticas sobre la actividad del usuario al visitar la página web y la actividad general de la misma. La información recopilada es anónima y permite optimizar la navegación por nuestra página web y garantizar el mejor servicio al usuario. El usuario puede excluir su actividad mediante los sistemas de exclusión facilitados por las herramientas analíticas.

PUBLICIDAD

Estas Cookies recogen información sobre los anuncios mostrados a cada usuario. – Adaptar la publicidad al tipo de dispositivo desde el que el usuario se está conectando.

Guardar preferencias

La trazabilidad alimentaria

Tanto los consumidores como los propietarios de negocios, debemos aspirar siempre a ser lo más transparentes posibles.  Esto implica, poner a disposición de nuestros consumidores, toda la información necesaria para que entiendan todo el proceso de funcionamiento de nuestro negocio. La trazabilidad alimentaria por ejemplo, es un punto interesante por el que empezar.

La trazabilidad alimentaria, comúnmente entendida como la trayectoria que sufre un producto o lote desde que se obtiene o genera, hasta el momento en que entra en nuestra cocina. Dicho de otra manera, consiste en un control pormenorizado que garantiza la seguridad y la calidad de los alimentos desde su origen hasta el momento en que son consumidos.

Este término, ha cobrado especial importancia en los últimos años, dicho éxito es debido en gran parte, a la cantidad de alergias alimentarias que se han venido desarrollando de unos años para acá, a la necesidad imperiosa de los consumidores por conocer absolutamente todo lo que contienen los alimentos que consumen, y del compromiso, como expertos hosteleros, en ofrecer a nuestros clientes la mayor calidad y el compromiso más sentido.

Este proceso se aplica tanto a las empresas como a los proveedores, en el caso hostelero, aplica directamente a todos los eslabones de la cadena. Integrándose en este concepto, desde el origen del producto hasta su consumo. En esta trayectoria están integrados los procesos tanto relacionados con la producción del producto como los de la comercialización del mismo.

Gracias al conocimiento de todo el proceso, sabemos a quién acudir en caso de que se produzca algún defecto en el producto o una incidencia en el lote del mismo. Con él, podemos localizar exactamente quién ha sido el responsable y en qué momento de la cadena se ha producido el incidente. 

Por encima de todo, la máxima de una buena trazabilidad es detectar cualquier problema que pueda afectar a la seguridad del consumidor o que afecte a los alimentos destinados al consumo.

 

Tipos de trazabilidad alimentaria en hostelería

 

En hostelería, podemos distinguir tres tipos de este procedimiento:

  • Interna. Aquella que se realiza dentro de la propia empresa, a veces se incluye en las propias gestiones internas del producto por parte de la cocina,  y no se denomina trazabilidad como tal. Cuando la empresa recibe los productos de los diferentes proveedores, una vez que procesa la información de la trayectoria que ha tenido el producto hasta el momento previo a entrar en la empresa, se empieza un nuevo proceso de trazabilidad interno. La particularidad de que sea interno es, que en el momento de la recepción, ya se hace una revisión por parte de la empresa de todo el recorrido del producto hasta el momento, en otros procesos, la revisión de trazabilidad del producto se lleva a cabo en el momento previo al consumo y no, previo a la manipulación y al cocinado, como es en este caso.
  • Inversa.  Aquella que se realiza con la intención de conocer con exactitud qué productos han entrado en nuestro negocio y quiénes han sido los proveedores de los mismos. Este tipo de procedimiento es prácticamente obligatoria en todo negocio hostelero.
  • A futuro. Aquella que está orientada a las empresas que tienen intención de exportar materia prima o productos preparados. Está fundamentada en documentación que debe traspasarse para que los siguientes eslabones de la cadena, conozcan los detalles del registro y de la conservación de los productos. Este tipo de proceso es obligatorio para todos los proveedores.

 

Las ventajas de hacer trazabilidades correctamente saltan a la vista, además de ofrecer transparencia a todo el proceso de suministro, la calidad y la seguridad alimentaria aumentan. Principalmente porque tenemos un registro y un conocimiento específico de todos los estadios por los que han pasado los productos o los lotes. Así que, a partir de ahora, ¡no olvides de tener en cuenta este procedimiento en tu negocio!

Utilizamos cookies propias y de terceros para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de nuestra web. Más información sobre nuestra política de cookies aquí. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar” o configurarlas o rechazar su uso pulsando el botón “Configurar”.