MENÚS PARA RESTAURANTES

Menús sin lactosa

Cada vez existe más conciencia, tanto a nivel sanitario como culinario, de lo frecuente que es la intolerancia a la lactosa. Precisamente por esto, es primordial que todos los locales de hostelería ofrezcan un menú sin lactosa en sus cartas.  En muchas ocasiones, existe un malestar en el cuerpo de determinadas personas sin que estas sean conscientes de que se trata de una intolerancia o mala digestión de la lactosa (que suele manifestarse a través de síntomas físicos muy molestos y en una gran falta de concentración entre muchos otros síntomas). En España se estima que entre un 30% y un 50% de la población sufre algún grado de esta intolerancia sin que necesariamente todos son conscientes de ello.

La intolerancia a la lactosa parte de unos síntomas intestinales debidos a un déficit de lactasa. Puede desarrollarse de adulto sin que hubiera aparecido a una temprana edad, por lo que, en muchas ocasiones, la gente no es consciente de que su problema radica aquí por no haberlo sufrido desde pequeño. Además, las personas que siguen una dieta sin productos lácteos (como la leche) por motivos de salud o éticos, pueden desarrollarla al dejar de estimular la producción de lactasa, por lo que, si después de un tiempo sin tomar lactosa vuelven a tomarla, es posible que ya no sean capaces de asimilarla. Esto no supone necesariamente un problema, puesto que los lácteos, como se ha demostrado, no son imprescindibles para una alimentación o dieta equilibrada y saludable.

De este modo, y siguiendo un ejercicio de responsabilidad e inclusión, es importante que nuestras cartas contemplen a este sector de la población para poder atender y servir la demanda de todos nuestros clientes. El diseño de estos menús no debería requerir más tiempo que las otras propuestas, de la misma manera que tampoco deberían ser más caros. Las ensaladas con pescado, verduras saludables o recetas sin lácteos son una alternativa perfecta. En Pescanova os proponemos varias ideas para que vuestro menú sin lactosa sea equilibrado, tenga un sabor excepcional y, sobre todo, haga disfrutar muchísimo a nuestros comensales. ¿Listos?