Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia en la navegación por la página. Las cookies que se clasifican como necesarias se almacenan en el navegador, ya que son esenciales para el funcionamiento básico del sitio web. También utilizamos cookies de terceros que nos ayudan a analizar y entender el uso que se hace de la página web. Estas cookies se almacenarán en el navegador solo con el consentimiento del usuario. También existe la opción de rechazarlas, pero la exclusión voluntaria de algunas de estas cookies puede afectar a la experiencia de navegación.

TIPO
FINALIDAD
CADUCIDAD
OPT OUT
Configuración de cookies
TÉCNICAS

Se trata de cookies de uso interno para el funcionamiento de la web. Estas cookies permiten que nuestros sitios web recuerden información que cambia el aspecto o el comportamiento del sitio web como, por ejemplo, el idioma que prefieres o la región en la que te encuentras. Por ejemplo, al recordar tu región, un sitio web puede proporcionarte noticias sobre el tráfico o boletines meteorológicos locales. Estas cookies también te permiten cambiar el tamaño del texto, la fuente y otras partes de las páginas web que puedes personalizar.

NO APLICA
ANALÍTICAS

Son un tipo de cookies que sirven para recabar estadísticas sobre la actividad del usuario al visitar la página web y la actividad general de la misma. La información recopilada es anónima y permite optimizar la navegación por nuestra página web y garantizar el mejor servicio al usuario. El usuario puede excluir su actividad mediante los sistemas de exclusión facilitados por las herramientas analíticas.

PUBLICIDAD

Estas Cookies recogen información sobre los anuncios mostrados a cada usuario. – Adaptar la publicidad al tipo de dispositivo desde el que el usuario se está conectando.

Guardar preferencias

Ventajas y propiedades de ultracongelar el pescado

El pescado congelado tiene el mismo sabor y textura y además nos permite en el restaurante un ahorro de costes, acabar con mermas de producto, evita parásitos,…

La subida en el coste de los suministros, como la luz o el gas, el encarecimiento del coste de algunas materias primas, la bajada en la demanda del menú del día ante el teletrabajo, entre otras, están poniendo a la hostelería en un margen cada día más pequeño. Por ello, hoy queremos resaltar las ventajas y propiedades del pescado congelado para que sea un producto indispensable en vuestra compra.

Las ventajas de trabajar con pescado congelado en nuestro restaurante o bar son varias y más en los tiempos que corren… Supone un ahorro de costes, ya que se evitan las mermas de producto utilizando en cocina únicamente el producto necesario para el plato. Deja de ser un producto muy perecedero. No hay que preocuparse de la caducidad a corto plazo, lo que nos permite tener mayor cantidad en el congelador por si tuviéramos mayor demanda de producto. Otra de las ventajas es que, gracias a que está sometido a la ultracongelación, los parásitos están inactivos y en hostelería es muy importante, se ofrece al consumidor un producto seguro para los consumidores.

La ultracongelación mantiene los nutrientes del pescado (proteínas, vitaminas, grasas y minerales) prácticamente inalterados. El proceso se realiza de forma muy rápida, ayudando a conservar las propiedades naturales de los alimentos. Manteniendo sus propiedades a la hora de servir en el restaurante con todo el sabor y calidad.

Es muy importante seguir las recomendaciones que en Pescanova indicamos en el etiquetado de los paquetes de pescado, sobre todo en cuanto al tiempo y la temperatura a la que podemos conservar los distintos productos en el congelador, ya que no todos se mantienen de la misma forma. Es clave diferenciar los pescados blancos –bacalao, fogonero, merluza o rodaballo –, que pueden aguantar de seis a ocho meses a una temperatura de -18 , de los pescados azules, que debido a su grasa aguantan peor y pueden sufrir la pérdida de textura y sabor. Por ello, el salmón, el bonito, la palometa, el atún, entre otros azules, no es recomendable que superen los tres meses en el congelador del restaurante.

El proceso de ultracongelación sigue unas normas de calidad muy estrictas con el objetivo de que la forma, textura y aroma del pescado no se vean alterados.

Para mantener intactos el sabor y la textura hasta el plato de nuestros clientes debemos cumplir dos parámetros en nuestros locales: no romper la cadena de frío desde que se compra hasta que llega a la cocina de nuestro local y, sobre todo, saber descongelar de forma adecuada el pescado.

¿Cómo descongelamos el pescado para que mantenga sus propiedades y jugosidad?

  1. La pieza a descongelar se debe meter en la nevera y poner sobre una rejilla para que el agua que se deshiela no toque el pescado. Así la porción o pescado no absorberá los jugos que se segregan de la descongelación. A la vez, así evitamos que el producto se contamine. Se debe poner a descongelar desde la noche anterior al cocinado, unas 12 horas.
  2. No es recomendable la descongelación prolongada a temperatura ambiente, y se debe seguir lo indique el fabricante en el etiquetado. Las temperaturas superiores a 0ºC permiten el crecimiento de los microorganismos, que podrían llegar a poner en riesgo la seguridad y calidad del alimento. Tras la descongelación, se debe cocinar y/o consumir los alimentos lo antes posible.

Es de todos sabido que si se cuidan las texturas y la jugosidad con un buen proceso de descongelación mantendremos intactos el sabor y la calidad de la pieza como si estuviera recién capturada.

No olvides de visitarnos en nuestro instagram @pescanovafishsolutions!

Para cualquier duda o consulta personalizada puedes contactar con nosotros a través del siguiente formulario.

Utilizamos cookies propias y de terceros para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de nuestra web. Más información sobre nuestra política de cookies aquí. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar” o configurarlas o rechazar su uso pulsando el botón “Configurar”.