Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia en la navegación por la página. Las cookies que se clasifican como necesarias se almacenan en el navegador, ya que son esenciales para el funcionamiento básico del sitio web. También utilizamos cookies de terceros que nos ayudan a analizar y entender el uso que se hace de la página web. Estas cookies se almacenarán en el navegador solo con el consentimiento del usuario. También existe la opción de rechazarlas, pero la exclusión voluntaria de algunas de estas cookies puede afectar a la experiencia de navegación.

TIPO
FINALIDAD
CADUCIDAD
OPT OUT
Configuración de cookies
TÉCNICAS

Se trata de cookies de uso interno para el funcionamiento de la web. Estas cookies permiten que nuestros sitios web recuerden información que cambia el aspecto o el comportamiento del sitio web como, por ejemplo, el idioma que prefieres o la región en la que te encuentras. Por ejemplo, al recordar tu región, un sitio web puede proporcionarte noticias sobre el tráfico o boletines meteorológicos locales. Estas cookies también te permiten cambiar el tamaño del texto, la fuente y otras partes de las páginas web que puedes personalizar.

NO APLICA
ANALÍTICAS

Son un tipo de cookies que sirven para recabar estadísticas sobre la actividad del usuario al visitar la página web y la actividad general de la misma. La información recopilada es anónima y permite optimizar la navegación por nuestra página web y garantizar el mejor servicio al usuario. El usuario puede excluir su actividad mediante los sistemas de exclusión facilitados por las herramientas analíticas.

PUBLICIDAD

Estas Cookies recogen información sobre los anuncios mostrados a cada usuario. – Adaptar la publicidad al tipo de dispositivo desde el que el usuario se está conectando.

Guardar preferencias

¿Qué es la Inocuidad Alimentaria?

La inocuidad alimentaria se define como la ausencia, o niveles seguros y aceptables, de peligro en los alimentos que puedan dañar la salud de los consumidores. Los peligros transmitidos pueden ser de naturaleza microbiológica, química o física y con frecuencia son imperceptible a simple vista, como bacterias,  virus o residuos de pesticidas entre otros organismos.

La inocuidad es una cualidad indispensable para garantizar la salud de los consumidores y se convierte en un plus de valor para todas las empresas de la industria alimentaria.

Por lo tanto, si nos aseguramos de que se cumplan todos los requisitos de seguridad durante todas las fases de la cadena alimentaria, desde la producción a su preparación y consumo, garantizaremos la inocuidad de los alimentos.

 

GARANTIZAR LA INOCUIDAD ALIMENTARIA

 

En hostelería debemos de cumplir una serie de buenas prácticas para garantizar la inocuidad de los alimentos que vamos a servir. Podemos resumirlas en:

  • Limpieza y desinfección de las instalaciones: Debemos de tener un plan de limpieza asignado donde se apunten las tareas diarias de limpieza, así como las rotativas, de forma que se puedan chequear y llevar un control. El personal de limpieza debe estar formado y debe usar una metodología correcta y específica para cada área. Es importante el empleo de agentes detergentes y desinfectantes, puesto que sus funciones se complementan.
  • Limpieza y desinfección del material: Es importante que el material que usemos esté limpio y desinfectado, debemos pasar por el tren de lavado el material para su óptima desinfección, ya que alcanza temperaturas superiores a 70º C eliminando así las bacterias.

Elementos como tablas de cocina o cuchillos se deben de sumergir en agua con producto desinfectante una vez limpios, durante las horas en el que  el establecimiento esté cerrado, para garantizar la higienización de los mismos y con ello la inocuidad alimentaria.

  • Tablas por colores:En la cocina profesional es importante la cantidad de tablas que el cocinero dispone, así como el color de cada una de ellas.

Hay algo muy común en las cocinas que es la contaminación cruzada, que se da cuando se mezclan los alimentos crudos con los cocidos, o alimentos crudos entre sí.

Es así como enfermedades como la escherichia coli y otras más pueden llegar a propagarse y afectar a los comensales. Pero no sólo pasa con las tablas, sino con otros utensilios como los cuchillos. Por eso en gastronomía se inventó un sistema de colores para determinar qué uso se le va a dar a las tablas de picar:

  • Rojo: para la carne cruda.
  • Verde: para vegetales y frutas sucias.
  • Blanco: para panificados y lácteos.
  • Amarillo: para pollo.
  • Marrón: para aquello que esté listo para consumir.
  • Azul: para pescado crudo.

Las convenciones de los colores pueden ser distintas según cada lugar. Pero sobre todo hay que evitar el contacto entre alimentos de origen animal crudos con alimentos listos para consumir.

  • La distribución de los alimentos: Debemos de tener los alimentos separados por familias y según temperatura de almacenado.

Las cámaras frigoríficas han de estar entre 1º C y 4º C, debemos colocar siempre los elementos ya cocinados o de consumo directo en la parte alta de la cámara, y los crudos o elementos que requieran cocción en la parte baja. De esta forma evitamos contaminaciones cruzadas y garantizamos la inocuidad de los alimentos.

Es muy importante no almacenar nada de cartón a madera dentro de las cámaras ya que son porosas y más fáciles de que puedan albergar bacterias contaminantes. Las cámaras se han de limpiar y desinfectar con frecuencia semanal.

  • Control de temperaturas: Es muy importante verificar de forma rutinaria las temperaturas de los congeladores, cámaras generales y timbres de mantenimiento, anotándolas a diario valiéndonos de un termómetro con sonda para pinchar el corazón de los alimentos almacenados.

Otro punto clave para garantizar la inocuidad alimentaria es tomar las temperaturas en la recepción de los pedidos, el producto congelado y refrigerado ha de llegar a nuestro establecimiento en unos parámetros correctos de temperatura para que no se rompa la cadena de frio y así garantizar una buena trazabilidad del alimento.

Debemos de controlar también la temperatura de la comida caliente que sirvamos, esta debe de ser superior a 65ºC para asegurarnos de eliminar las bacterias nocivas para el consumo.

  • Usar materias seguras: Debemos de utilizar alimentos ya pasteurizados como el huevo, la nata o la leche para garantizar la seguridad alimentaria, así como pescado congelado para asegurarnos que no causen Anisakiasis.

Otra herramienta para ayudar a garantizar la inocuidad alimentaria en la hostelería son las APPCC, es un documento obligatorio (según Reglamento 852/2004) para las empresas de alimentación (industria, hostelería, almacenistas, etc). Se trata de un sistema para el Análisis de Peligros y Puntos de Control Crítico que permiten reducir las probabilidades de intoxicaciones alimentarias. Por medio del APPCC las empresas controlan los riesgos de contaminación en alimentos.

El APPCC es un sistema para controlar y analizar los peligros y puntos críticos de posibles contaminaciones de los alimentos por agentes microbianos, físicos o químicos.

Si tienes alguna consulta y duda personalizada puedes contactar con nosotros , ¡estaremos encantados de ayudarte!

Utilizamos cookies propias y de terceros para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de nuestra web. Más información sobre nuestra política de cookies aquí. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar” o configurarlas o rechazar su uso pulsando el botón “Configurar”.