Cómo ser un buen camarero

Cómo ser un buen camarero

En un restaurante son muchas cosas las que se deben de tener en cuenta, cualquier mínimo detalle marcará la diferencia entre la competencia y tu negocio. Por eso, aunque podamos pensar que es suficiente con que nuestra comida sea lo mejor, desgraciadamente no lo es. Cuántas veces hemos salido a comer y aunque los platos nos resultasen exquisitos lo primero que hemos dicho al salir es: “No vuelvo, el servicio es malísimo”. Esto refleja la importancia que tiene contratar un gran profesional, que sepa cómo ser un buen camarero.

Cualidades que debe tener un camarero

A la hora de contratar a un buen camarero tenemos que tener en cuenta que tenga las siguientes cualidades:

  • – Tiene que estar comprometido con el trabajo, es decir, tiene que importarle el negocio, saber que de él depende en gran parte los beneficios que pueda conseguir el restaurante en un día. Con su actitud y servicio marcará la diferencia.

  • – El trabajo de un camarero suele estar sometido a bastante estrés, por lo que tiene que saber cómo manejarlo para que en horas puntas o en temporada alta no se agobie y pueda seguir trabajando con normalidad.

  • – Tiene que ser, obviamente, amable, saber comunicarse con los clientes de manera correcta y siempre con respeto. Tiene que transmitir tranquilidad y siempre con una sonrisa, puede parecer sencillo pero no lo es, y  menos cuando se tiene un mal día. Debe de saber resolver con rapidez cualquier problema que surja, proactivos. 
   

  • – Un buen camarero debe de saberse el menú completamente, pero no solo el nombre de los platos, también los alimentos que lo componen. De esta manera si alguno de los comensales tiene alguna alergia podrá comunicarle que plato contiene el o los alimentos a los que les tiene intolerancia.

  • – Que sepa vender los platos a los clientes preguntando cuáles son sus gustos y preferencias y, al igual que hemos comentado antes, sus intolerancias. De esta forma podrán asesorarle de la mejor manera posible. 

  • – Hay muchos detalles que se tienen que tener en cuenta para que todo vaya de la mejor manera, para saber cómo ser un buen camarero este debe de estar atento a las necesidades de cada mesa, al igual que si, por ejemplo, está tardando mucho en salir la comida ofrecerles un aperitivo. Detalles que marcan la diferencia entre un buen o mal profesional.

  • – El profesional tiene que saber también de protocolo, saber cómo servir la comida, en qué lugar va cada cubierto y para qué sirve cada uno. Al igual que saber llevar las bandejas de manera correcta sin que nada se termine cayendo. 
   

  • – Si tu restaurante se encuentra en una zona céntrica con mucho movimiento de turistas lo mejor es que a la hora de contratar a alguien tengamos en cuenta la importancia de saber idiomas. Es algo que siempre va a ser un plus, aunque tu negocio no se encuentre en una ciudad muy turística.

Consejos para ser camarero

Un camarero al final acaba pasando por muchos momentos en su jornada laboral, tanto buenos como malos, por ello te dejamos unos consejos para que todo vaya lo mejor posible:

  • – Es normal no estar del mismo humor todos los días, no siempre nos levantamos igual, por lo que hay jornadas que cuesta más ser amable con los clientes más difíciles. Lo mejor que puedes hacer en estos casos es tomártelo como si estuvieses con tus amigos o imaginarte en una obra de teatro, de esta manera te resultará más sencillo.

  • – Como hemos comentado antes es muy importante saber los platos que hay en el menú, pero es igual de conveniente saber también aquellos que no lo están para poder decírselo al cliente en el momento.

  • – Llevar siempre calzado cómodo, no nos podemos olvidar que se va a estar muchas horas de pie, en movimiento de un sitio a otro. Tenemos que tener en cuenta que estos sean antiresbalantes para tener mayor sujeción.

  • – En muchas ocasiones cuando los profesionales se acercan a preguntar qué quieren para comer los comensales no lo saben aún, por eso no debemos agobiarnos si no esperar con tranquilidad. Al igual que cuando vienen familias y los niños tardan más. Si alguna vez preguntan qué plato le recomendamos nunca debemos responder con una negativa, debemos dar nuestra opinión o preguntar al chef.

  • – Nunca se deben retirar platos vacíos si el resto no ha terminado, ya que puedes agobiar a los clientes, déjales su tiempo, y cuando todo los platos estén vacíos podremos recoger sin ningún problema.

Como hemos estado comentando son muchas los detalles que debemos de tener en cuenta para que nuestro restaurante sea el mejor de la zona, por lo que a la hora de contratar a un profesional ya sabremos cómo tiene que ser un buen camarero. No debemos de dejar de lado las cosas que pensemos que no tienen importancia ya que son las que marcan la diferencia entre un negocio y otro.