Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia en la navegación por la página. Las cookies que se clasifican como necesarias se almacenan en el navegador, ya que son esenciales para el funcionamiento básico del sitio web. También utilizamos cookies de terceros que nos ayudan a analizar y entender el uso que se hace de la página web. Estas cookies se almacenarán en el navegador solo con el consentimiento del usuario. También existe la opción de rechazarlas, pero la exclusión voluntaria de algunas de estas cookies puede afectar a la experiencia de navegación.

TIPO
FINALIDAD
CADUCIDAD
OPT OUT
Configuración de cookies
TÉCNICAS

Se trata de cookies de uso interno para el funcionamiento de la web. Estas cookies permiten que nuestros sitios web recuerden información que cambia el aspecto o el comportamiento del sitio web como, por ejemplo, el idioma que prefieres o la región en la que te encuentras. Por ejemplo, al recordar tu región, un sitio web puede proporcionarte noticias sobre el tráfico o boletines meteorológicos locales. Estas cookies también te permiten cambiar el tamaño del texto, la fuente y otras partes de las páginas web que puedes personalizar.

NO APLICA
ANALÍTICAS

Son un tipo de cookies que sirven para recabar estadísticas sobre la actividad del usuario al visitar la página web y la actividad general de la misma. La información recopilada es anónima y permite optimizar la navegación por nuestra página web y garantizar el mejor servicio al usuario. El usuario puede excluir su actividad mediante los sistemas de exclusión facilitados por las herramientas analíticas.

PUBLICIDAD

Estas Cookies recogen información sobre los anuncios mostrados a cada usuario. – Adaptar la publicidad al tipo de dispositivo desde el que el usuario se está conectando.

Guardar preferencias

La rentabilidad de un restaurante

Una vez que has decidido convertir tu pasión por la gastronomía en una fuente de beneficios, has de prestar especial atención a una de las piezas claves para que tu negocio vaya viento en popa, la rentabilidad.

La rentabilidad de un restaurante es una de las mayores preocupaciones de los profesionales de la restauración. Debe considerarse una meta alcanzable en todo momento, que esté motivada por encontrar el equilibrio entre la relación que existe entre los gastos y las ganancias de un restaurante.

La rentabilidad de un restaurante está basada en que todo lo que conforme tu negocio, incluyendo las materias primas, la configuración del menú, la gestión del personal o las diferentes negociaciones con los proveedores, generen los beneficios esperados para mantener a flote tu restaurante. Asegurar las ganancias de un restaurante de manera constante y progresiva es un auténtico reto que requiere de una estrategia previa que debe ser meditada y analizada meticulosamente. De nada sirve que las ventas fluyan de manera regular si los beneficios globales del negocio no las acompañan.

 

CLAVES PARA LA RENTABILIDAD DE UN RESTAURANTE

 

Aunque pueda parecer ridículo, la principal pregunta que debe hacerse un hostelero es qué tipo de negocio quiere tener. Ésta es la primera clave con la que vamos a empezar. Aunque la pasión es la que guía a abrir o a cerrar un restaurante, una estrategia de ventas y un estudio pormenorizado del mercado son imprescindibles a la hora de lanzarse al mercado de la oferta. ¿Tiene sentido abrir un restaurante japonés en una calle donde ya existen cuatro más? ¿qué tendrá mi restaurante que lo hará diferente al resto? ¿quiero revolucionar con mi cocina el mundo de la restauración o solamente quiero abrir un restaurante que me permita vivir de mi pasión?

Todas estas preguntas sirven para guiar las motivaciones que tendrá un restaurante. Tener clara la motivación que impulsa un negocio es un punto clave y necesario, que debe de tomarse como punto de partida.

La segunda clave que queremos resaltar como imprescindible, es la necesidad de la existencia de una estrategia financiera. Un plan de empresa que nos permita llevar un control preciso de nuestras pérdidas y de nuestras ganancias.

Las proyecciones se suelen plantear por meses,  teniendo en cuenta ciertos indicadores clave en lo que al desempeño de un restaurante se refiere. Una estimación de las ventas semanales, de las ventas de comida y bebida en porcentajes, estimar además, un margen para estas dos, el coste del personal y su número de horas de trabajo, el número de reservas o el consumo medio por cliente entre otras.

Marcarse como objetivo controlar las ventas semanales es importante para saber en qué momento alcanzamos el mínimo necesario para obtener rentabilidad. Conocer los porcentajes de ventas tanto de comida como de bebida, son necesarios para conocer la mayor fuente de ingresos de nuestro negocio, la venta pura y dura. Así mismo, establecer unos márgenes de venta también es importante, cada céntimo es importante para equilibrar la balanza del gasto y del beneficio.

Por último, debemos conocer el coste que supone nuestro personal junto a la comida y a la bebida, para de esta forma poder conocer el ‘Prime Cost’, es decir, la proporción de ingresos que nos quedan tras cubrir los costes generales del restaurante.

 

6 CONSEJOS IMPRESCINDIBLES

 

Como bien sabes, el ahorro es uno de los objetivos más comunes en todo negocio, para ello debemos  aplicar la palabra ahorro a todos los procesos de la cadena, desde el trato con el proveedor hasta el mismo emplatado. A continuación vamos a contarte unos cuantos consejos para contribuir a la gestión de tu restaurante y a la rentabilidad del mismo:

 

1. La elaboración del escandallo, revisada al dedillo. Es el precio que se le pone a un plato para que sea rentable. Un buen escandallo, controla y optimiza el gasto que nos supone la elaboración de cada plato. Puedes conocer más sobre cómo elaborar un escandallo en nuestro post Escandallos y Fichas de Hostelería.

2. Saca el máximo partido a aquellos platos que sean menos populares en tu carta. Como profesional de la restauración debes analizar tu carta con tu equipo y conocer a la perfección qué platos tienen más éxito, cuáles pasan desapercibidos y cuáles, definitivamente, no son rentables. Para éstos últimos, juega con el diseño, cámbialos de lugar en la carta, instruye a tu personal para que los recomiende a los clientes, cámbialos de nombre y trabaja toda la parte que rodea el branding, ¡conviértelo en tu plato más famoso si quieres que gane popularidad! Aunque luego vuelvas a cambiarlo de sitio y pase más desapercibido, tus clientes ya sabrán que existe.

3. Trabaja la creatividad de tu carta. Que la experiencia de tu cliente al leerla sea sencilla. Decide si quieres que sea atrevida, misteriosa, divertida, sencilla… El diseño de tu carta es algo que no debes pasar por alto. Y que actualmente, es algo que se ha vuelto bastante popular.

4. Instruye a tu personal en otras funciones diferentes a las que suelen realizar a diario. Fomentarás positivamente a tus trabajadores, abandonando jornadas monótonas y consiguiendo tener un equipo que pueda funcionar de manera autónoma. Intenta que tus profesionales estén motivados, trabajen con pasión y esto se refleje en el resultado final de los platos.

5. Mantén una buena relación con tus proveedores. Que te permita ajustar los precios y tener un sistema de negocio que esté orientado a la rentabilidad de tu restaurante.

6. Las nuevas tecnologías han supuesto un avance muy interesante en el mundo de la gestión. Muchos profesionales de la hostelería afirman que a día de hoy, son imprescindibles para la perfecta gestión de un restaurante.

 

Ahora que ya conoces algo más acerca de la importancia de la rentabilidad de un restaurante, plantéate si estás consiguiendo realmente el equilibrio en tu negocio, y si no es así, aplica algunos de los consejos que te hemos facilitado.

Utilizamos cookies propias y de terceros para poder elaborar estadísticas sobre el tráfico y volumen de visitas de nuestra web. Más información sobre nuestra política de cookies aquí. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar” o configurarlas o rechazar su uso pulsando el botón “Configurar”.