Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages
MENÚS PARA RESTAURANTES

Menús de Otoño

Se abre la temporada de platos acogedores y recetas otoñales y sabrosas. Las ofertas más elaboradas y contundentes empiezan a apetecer a todos nuestros comensales, por lo que utilizar ingredientes de temporada (como setas, calabaza, verduras…) y jugar con nuestra imaginación para desarrollar combinaciones diferentes y apetitosas en nuestros menús de otoño es imprescindible.

Otoño, además, es la estación preferida de las gripes y resfriados -superando incluso al invierno- por lo que debemos tener en cuenta este factor característico a la hora de elaborar nuestros menús. El pescado blanco (como la merluza) tiene un alto contenido en vitaminas, lo que lo convierte en ideal para afrontar la llegada del frío. Además, es rico en minerales que ayudan a los glóbulos blancos a combatir el virus de la gripe. Contar con el pescado a la hora de diseñar nuestros menús es una apuesta responsable a la par que sabrosa. Por lo general, el alto contenido en omega-3 de la mayoría de pescados también ayuda a reducir la inflamación pulmonar y a proteger los pulmones de infecciones respiratorias, así que ¿por qué no contar con ellos como protagonistas de nuestras menús y recetas?

Nuestros menús diarios deben sacarle todo el jugo posible a esta época del año, que empalma con el movimiento y dinamismo que ha dejado el verano. Combinar nuestros lomos de bacalao sin espinas o de merluza con otras verduras o frutas de temporada, y conseguir así diseñar un menú rico en propiedades y nutrientes imprescindibles para el otoño, nos permitirá cuidar de la salud de nuestros consumidores. Por eso, es importante que nuestros menús y recetas de temporada sean diferentes sin que necesariamente resulten más caros. Con el objetivo de rentabilizar nuestros menús al máximo, la combinación de productos no debe ser complicada, sino inteligente. La calidad de las materias primas, como siempre, es lo que dará sabor a nuestras cartas; nuestro toque personal, lo que le dará clase y personalidad.