Menús de Semana Santa

El bacalao es uno de los pescados más consumidos en la cocina española e imprescindible en cualquier menú de Semana Santa. Su versión en salazón es, históricamente, su forma de consumo más común (especialmente en la zona del interior del país y en los viajes transatlánticos). A día de hoy, por suerte, el bacalao fresco es posible en cualquier rincón nacional debido al desarrollo de la tecnología y a la rapidez de su transporte.

El bacalao de Pescanova se importa desde Islandia, zona geográfica ideal para su nacimiento y desarrollo, debido a que esta especie suele habitar en zonas circumpolares y aguas templadas del hemisferio norte. Sus propiedades, saludables y muy nutritivas, lo convierten en un pescado perfecto para formar parte de una dieta equilibrada. Su carne es muy rica en vitaminas y proteínas y contribuye en la formación de glóbulos rojos, en la síntesis de material genético y en el funcionamiento del sistema nervioso.

Durante la cuaresma, la tradición cristiana lleva siglos suprimiendo la ingesta de carne a favor de recetas y guisos a base de pescado y verduras con el objetivo de “preparar el alma”.  En la actualidad, el bacalao sigue siendo el ingrediente estrella durante esta época de restricción (centrada en el miércoles de ceniza y en los viernes) como sustituto efectivo al aporte nutritivo de la carne que se evita durante estas fechas.

La historia del consumo de bacalao durante la cuaresma se remonta a la tradición cristiana, a la que se le asocia la imagen de una anciana con siete pies (simbolizando las siete semanas que dura la cuaresma) y un bacalao en la mano izquierda. Según cuenta la leyenda, cada domingo, los niños de su casa le arrancaban un pie para poder alimentarse hasta que solo le quedaba uno. Era entonces cuando quemaban a la anciana con el único pie restante como símbolo de la primera comida suculenta tras la restricción, normalmente protagonizada por platos y recetas con embutido o cordero.

Al margen de historias y leyendas, el bacalao sigue considerándose como el alimento estrella de esta época restrictiva, por lo que diseñar un menú especial según la tradición puede resultar en una muy buena forma de atender a esta demanda mientras rentabilizamos nuestro menú diario. Existe una infinidad de elaboraciones posibles con el bacalao para que la propuesta sea apetitosa y resulte atractiva para los clientes. Os dejamos algunas.

Tipos de Menú

Precio recomendado 10-15€

Entrante

Crema de ajo

Plato principal

Bacalao al gratén con Bechamel

Postre

Postre casero a elegir

Precio recomendado 10-15€

Entrante

Guiso de garbanzos con potón a la vizcaína

Plato principal

Pavías de bacalao con salsa de piquillo

Postre

Postre casero a elegir

Precio recomendado 10-15€

Entrante

Espagueti frutti di mare

Plato principal

Bacalao glaseado con alioli sobre verduras a la parrilla

Postre

Postre casero a elegir

Precio recomendado 15-20€

Entrante

Arroz caldoso de gambones

Plato principal

Bacalao con pisto

Postre

Postre casero a elegir

Precio recomendado 15-20€

Entrante

Potaje de vigilia

Plato principal

Lomos de bacalao y langostino confitados con setas y gambas

Postre

Postre casero a elegir

Precio recomendado 15-20€

Entrante

Salteado de langostinos con tirabeques

Plato principal

Bacalao confitado con tres tomates y crema de calabaza

Postre

Postre casero a elegir

Precio recomendado 20-25€

Entrante

Croquetas de gambón

Plato principal

Lomo de bacalao con alioli negro y cherrys asados

Postre

Postre casero a elegir

Precio recomendado 20-25€

Entrante

Arroz a banda con carabineros

Plato principal

Rodaballo asado con cítricos y patatas panadera

Postre

Postre casero a elegir

Precio recomendado 20-25€

Entrante

Pimientos de piquillo rellenos de brandada de bacalao

Plato principal

Arroz a banda con carabineros

Postre

Postre casero a elegir